Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 5/05/11

FICHA DE LA EDITORIAL 

OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

Frente a la creciente ola de anti-islamismo que nos invade,  considero de vital importancia revindicar la figura de un pensador árabe como Averroes,  cuya labor se nos revela como fundamental (a raíz de la lectura de este libro) en la formación de la cultura no sólo andalusí o musulmana, si no también y sobre todo en la europea. En ese sentido, resulta a todas luces conveniente y muy necesario rescatarlo del olvido y ubicarlo en su justo lugar.

Me parece primordial, en ese sentido,  valorar convenientemente (y sin exageraciones) el legado cultural o artístico que nos dejaron los árabes. Tradicionalmente, se les ha  tachado de simples transmisores o traductores de obras griegas y latinas, afirmación que sin dejar de ser cierta resulta del todo injusta e incompleta. De esto que digo da buena muestra esta biografía intelectual de Averroes, pensador que a través de los comentarios o resúmenes que elaboró sobre textos de filosofía helénica, especialmente de Arístoteles, realizó una gran labor de ampliación y revisión de La Metafísica (Aristotélica), de tal modo que se le puede considerar como un filósofo con un sistema de pensamiento propio y original. En realidad, su objetivo principal fue el intentar conjugar dichas reflexiones con La Revelación, algo que intentaron con mayor o menor fortuna  también pensadores árabes y judíos anteriores a él. En ese sentido, nos encontramos con un texto denso de clara vocación divulgativa.

Juan Antonio Pacheco realiza un exhaustivo recorrido no sólo por la biografía personal e intelectual de Averroes si no que se remonta a sus antecedentes tanto de pensadores (que pudieron influirle o tomar como modelo; principalmente al-Farabi) como familiares (especialmente importante, en ese sentido, la figura de su abuelo). De igual modo, alude al contexto histórico y cultural cuando lo cree conveniente, por lo que el texto no se centra sólo en Averroes si no también en todos aquellos aspectos que pudieron estar mas o menos relacionados con su formación como pensador; hombre de gran bagaje cultural (Ciencias del Lenguaje, Lógica, Aritmética, Geometría, Óptica, Astronomía, Mecánica, Física, Metafísica, Ciencias Políticas, Derecho y Teología Islámica) ejercía de jurista. Sin su labor como comentarista de textos de pensadores clásicos, recopilados en diversas obras (El Compendio), posiblemente gran parte del pensamiento helénico se hubiera perdido o nos habría llegado incompleto. Sin embargo, su aportación, como señalé anteriormente, va mucho más lejos: en su afán por conjugar filosofía con fe realizó también aportaciones originales y propias que enriquecieron su propia cultura.

Mediante la comparación de los textos originales con los de Averroes se nos va revelando en qué consistieron dichas aportaciones, definiendo con claridad cada concepto y se nos descubre como efectivamente las más novedosas surgen de la confluencia de racionalismo y fe; afán del que al parecer consiguió salir bastante airoso:

“Averroes fue quien elevó el rango y aprecio por la Lógica aristotélica diciendo de ella que era una Ciencia ordenada por al-lah pues, gracias a ella se puede demostrar la existencia y el poder divinos.(pág. 103)”

JOSEPH B MACGREGOR 

Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: